¡A 4 días del Año Nuevo!

¡A 4 días del Año Nuevo!
27-12-2018 Tags:

Fin de Año

En estos días no se habla de otra cosa: la celebración por la llegada de 2019 nos tiene acaparada la atención. Nos alegra y nos entristece. Pero, por sobre todo, nos da esperanza. “Este será mejor” es la frase más repetida.

 

Para algunas personas la jornada de Año Nuevo reviste un alto grado de emotividad. Principalmente porque implica recuentos y balances, y ellos pueden ir cargados tanto de felicidad como de frustración. Es el momento del ‘a quién o qué conseguí’ o ‘qué o a quién perdí’. Pero, independiente de eso, la mayoría vive la última noche como una fiesta. Con muñecos quemados, con cotillón, con pelucas divertidas, música y mucho ruido. Se baila, se celebra, se despide con ganas porque ‘todo lo malo se va’ y porque ‘todo lo bueno debería llegar’. A las 12 de la noche, un abrazo y la explosión de una botella que se abre representan la esperanza, lo último que se pierde en este mundo.

El glamour de una noche

En Chile solemos ser informales para festejar, pero cuando se trata de un evento de etiqueta la transformación suele ser notable. Nos hemos vuelto más fashionistas: los vestidos se alargan, nos atrevemos con los brillos, adoptamos los clutches en las manos, los accesorios cobran real importancia. La idea es ir acorde con la festividad.

Hoteles y restaurantes ofrecen noches de gala, con menús de otro planeta, pero con precios no muy asequibles. El gran porcentaje celebra en casa o en centros de fiestas masivas, y la tónica es una combinación de alegría, euforia, champaña, abrazos, llantos y buenos deseos. 

Por supuesto, es una festividad llena de supersticiones, cábalas y ritos. Comer lentejas a medianoche es una de ellas, así como también uvas; la ropa interior se usa en color amarillo; hay quienes a las 12 de la noche se pasean en la calle con una maleta y otros prefieren subirse con una a la cama o a una mesa. Para atraer las buenas energías del año que viene y dejar que se vayan las malas del año que pasa, la recomendación es recibir la medianoche con ventanas y puertas abiertas. Así, las energías fluyen libremente, permitiendo la limpieza y la renovación.

Cómo se celebra en otros países

En Sudáfrica: en el barrio de Hillsboro, en Johannesburgo, es tradición entrar al Año Nuevo sin trastos viejos, con el fin de atraer la prosperidad, por lo que sus habitantes tiran los muebles por la ventana.

En Rusia: este es el día favorito de los niños, porque llega el Abuelo de Hielo –o Ded Moroz–, una especie de Papa Noel ruso, cargado de dulces, regalos y matrioskas. Ded Moroz viste una capa roja adornada con plumas de cisne, bordados tradicionales, guantes blancos y gorro rojo, y siempre acompañado por su nieta Snegurochka.

Irlanda: en este país de una multitud de supersticiones, la llegada del Año Nuevo se convierte en todo un ritual. En primer lugar, ese día no debe cerrarse ninguna puerta de la casa, para que aquellos que ya no están con nosotros puedan pasar libremente a celebrar estas fiestas tan especiales. La tradición más curiosa de todas es la de tirar trozos de pan contra la pared para ahuyentar la mala suerte y traer el buen humor a la familia.

Japón: acá tienen la costumbre de celebrar la fecha con 108 campanadas de cada templo budista, con las que ‘se evitan los 108 pecados que los humanos pueden cometer’.

Tips para una jornada tranquila

• Planea tu cena con anticipación. Trata de ingerir hidratos de carbono para evitar sentirte mareada con el alcohol. Consumir ensaladas y agua entre el alcohol te ayudará a hidratarse.

• Deja a tus mascotas en un lugar tranquilo y resguardados. Para los perros y los gatos este momento del año es demasiado estresante, por el ruido de los fuegos artificiales. Esta es la fecha en que más mascotas se pierden y se desorientan. Si son muy nerviosos, puedes llevarlos al veterinario para que les recete antes algo que los relaje.

• Ten precaución al manejar. Damos por hecho que no conducirás si bebes, pero igual ten cuidado y maneja a la defensiva, porque todos quieren llegar pronto a su destino.