Decoración: Lleno de historias

Decoración: Lleno de historias
23-08-2018 Tags:

Decoración

Un departamento cálido y repleto de colores es la residencia de una simpática y unida familia que diseñó su ambiente con recuerdos de sus viajes y aventuras

 

Muñecas bolivianas que adquirieron en un viaje tomaron protagonismo gracias a un plinto.

 

Todos los años Paz y Gonzalo se fotografiaban en una plazuela que queda en Providencia, cerca del departamento en que vivían. Paseaban por el sector y cuando llegaban a esa diminuta área verde rodeada de edificios y frondosos árboles sacaban la máquina fotográfica y se registraban. Ambos soñaban con establecerse lo más cerca de esa encantadora plazoleta, por lo que cuando, años después, una constructora compró siete casas que estaban frente a ella decidieron que ese sería el lugar donde vivirían. Así es que antes de que se levantara el edificio de departamentos, Paz y Gonzalo compraron una unidad. No solo quedaron encantados con la ubicación, sino por las cualidades de su futura residencia: un parque interior de grandes proporciones, una piscina donde podrían jugar sus dos hijos y amplios espacios comunes. “Además tenía la ventaja de que queda todo cerca y en un sector donde aún hay vida de barrio”, asegura Paz.

Les entusiasmó también que el departamento escogido fuera amplio y con una envidiable 58 vista a la cordillera. Una vez entregado comenzaron a decorarlo con elementos significativos y llenos de historias. “Es que me gusta que cada objeto me haga acordar alguna anécdota de un viaje o una situación agradable que hayamos pasado como familia”, dice Paz, quien cuida que estos recuerdos no le resten fluidez al ambiente.

En la actualidad sus hijos, uno universitario y el otro a año y medio de terminar el colegio, siguen disfrutando de su acogedora residencia y sacándose la foto anual junto a sus padres en la plazoleta cercana.

Las paredes fueron decoradas con obras de Alejandro Balbontín, Samy Benmayor y Benjamín del Río.