El techo propio

El techo propio
07-02-2019 Tags:

Actual

El Ministerio de la Vivienda tiene varios programas que ayudan a conseguir la ansiada vivienda propia. Solo requieren ahorro y disciplina financiera.

 

Con el objetivo de que la clase media chilena tuviera acceso a una vivienda más grande, mejor ubicada y con una carga financiera menor, se modificó el subsidio habitacional destinado a ese tramo socioeconómico. El ‘Nuevo subsidio para la clase media’ aumentó los montos del beneficio en todos sus tramos.

Ese incremento estará asociado a un mayor ahorro de las familias. Es decir, una familia que optaba a una vivienda de 1.000 UF obtenía 500 UF de subsidio, mientras que ahora, con el cambio, conseguirá 600 UF y el ahorro familiar aumentará de 30 a 40 UF. En el segundo tramo, que corresponde a las viviendas de hasta 1.400 UF, se aumentó el subsidio de 200 a 325 UF y el ahorro, de 40 UF a 70 UF. Por último, el tercer tramo, para adquirir una vivienda de 2.000 UF, el subsidio se incrementó de 125 UF a 250 UF y el ahorro, de 80 a 120 UF.

Esa modificación comenzará el segundo semestre del año. Para el primero las opciones siguen siendo las siguientes:

• El Subsidio DS01 Título II, que está destinado a las familias de sectores medios que no son propietarias de una vivienda, con capacidad de ahorro y la posibilidad de complementar el valor de la vivienda con recursos propios o crédito hipotecario. El valor máximo de la vivienda nueva o usada a que pueden optar es de hasta 2.200 UF y el subsidio máximo es de 350 UF. El máximo de ingreso mensual de la familia debe ser de 60 UF y su mínimo de ahorro es de 80 UF. Sus requisitos: tener mínimo 18 años de edad y contar con cédula nacional de identidad vigente. Las personas extranjeras deben presentar certificado de residencia definitiva. Poseer una cuenta de ahorro de, al menos, 12 meses de antigüedad y una preaprobación de crédito hipotecario, emitida por una entidad crediticia (bancos, cooperativas, etc.).

• El Subsidio DS116, en cambio, está dirigido a personas naturales que no hayan utilizado anteriormente un subsidio habitacional, ni sean propietarios de una vivienda ni tampoco su cónyuge o conviviente, que tengan capacidad de ahorro y posibilidad de complementar el valor de la vivien- 20 21 da con un crédito hipotecario o también con sus propios recursos. Sus requisitos: no tener un ingreso familiar mayor a 60 UF y contar con un ahorro de 50 UF. “Es un subsidio que se adjudica de manera inmediata si el interesado quiere comprar su primera vivienda en el proyecto específico y contando con la documentación necesaria”, hace notar Giovanni Prelle, director ejecutivo de Usatusubsidio.com (en convenio con Minvu), portal “que busca acercar a las familias chilenas de la clase media a su primera vivienda, proporcionándoles información de calidad, asesoramiento profesional gratuito y un seguimiento personalizado”.

• El Subsidio DS19 está destinado a personas que no hayan utilizado anteriormente un subsidio habitacional ni sean propietarios, ni sus cónyuges o convivientes, de una vivienda, no tengan un ingreso familiar superior a 60 UF y cuenten con un ahorro de 80 UF. Permite comprar viviendas de entre 1.100 a 2.400 UF, dependiendo de la región. Sus postulantes deben tener capacidad de ahorro y la posibilidad de complementar el valor de la vivienda con un crédito hipotecario o con sus propios recursos. También es un subsidio que se adjudica de manera inmediata si el interesado quiere comprar su primera vivienda en el proyecto específico. 

Giovanni Prelle señala que es importante que las personas que postulen a estos subsidios estén sanas financieramente. “Es decir, que no estén en Dicom, sin créditos de consumo y que tengan buen comportamiento financiero”, dice, y aconseja ser disciplinado en el ahorro para tener más posibilidades de conseguir el necesario crédito hipotecario.

Otro consejo que da el experto es que sean realistas respecto de sus expectativas en sus opciones habitacionales. “Por su precio, las opciones de vivienda están situadas en ciertos sectores, y tienen tamaños que pueden variar. Una sugerencia es que vean esta vivienda como una oportunidad y una solución habitacional de transición. A los cinco años la pueden vender y comprar una que cumpla los deseos de conectividad o espacio”, sostiene Prelle, cuyo portal se lanzará oficialmente con el Ministerio de la Vivienda y Urbanismo con el objetivo de masificar su servicio.

 

 

Pasos para la postulación:

* Abra una cuenta de Ahorro para la Vivienda y deposite en ella su ahorro. La cuenta debe tener al menos 12 meses de antigüedad al momento de postular (la mejor opción es depositar de manera constante y el mismo monto mes a mes).

* Reserve previamente un día y lugar para postular de manera presencial (en www.minvu.cl o llamando a MinvuAló).

* El trámite de postulación se puede hacer por internet o personalmente en las oficinas de atención presencial del Serviu, o en las instituciones públicas que este organismo habilite para estos efectos (para realizar el trámite de postulación por internet debe tener su clave única, que debe solicitar en su Registro Civil). Hay que recordar que los subsidios habitacionales son para la adquisición de una primera vivienda y que una vez obtenida no se puede arrendar a un tercero hasta después de cinco años. La infracción a esa norma faculta al Serviu para exigir a quien obtuvo el subsidio la devolución de todos los dineros otorgados. También hay que tener en cuenta que el subsidio tiene una vigencia de 21 meses. Si este se vence, el beneficiario podrá renovarlo. “Aun así, el camino más aconsejable es que una vez obtenido el subsidio, aplicarse en encontrar la solución habitación más adecuada, ya que a medida que pasa el tiempo los precios suben”, sugiere el experto.