La paz de Colina

La paz de Colina
03-12-2018 Tags:

Una casa de distintos niveles y arquitectura original es el escenario de la creatividad de una artista y su familia.

 Con ingenio, objetos curiosos, muebles heredados y recuerdos le dio cuerpo a un hogar entretenido y acogedor.

Por: Alejandra Gajardo / Fotos: Jaime Palma

 

Con muebles heredados y objetos familiares se logró un ambiente relajado y entretenido.

María José vivía en una cómoda y linda casa en Las Condes junto a su marido y su pequeño hijo hasta que comenzaron a elevarse grandes edificios en el barrio que le quitaron la tranquilidad y la intimidad al entorno. Además, el ruido y la congestión de las mañanas tampoco colaboraban en hacer grato el ambiente. Todo ello hizo que la familia tomara la decisión de irse a buscar la paz que requería a otro punto de la ciudad. En eso estaban cuando María José fue a dejar a un cumpleaños a su hijo a un condominio en Colina y quedó encantada con el ambiente, la vegetación y sobre todo con la brisa que corría por las tardes. Llamó especialmente su atención una casa luminosa, de fachada muy original y de grandes ventanales que estaba a la venta.

Después de adquirirla comenzaron los arreglos, que la dejaron mucho más a su gusto, y la decoración, trabajo que esta licenciada en arte tiene gran facilidad, ingenio y grandes cuotas de creatividad. “Los muebles son heredados o regalados y casi todos los objetos tienen una historia, hasta las plantas”, dice María José, quien ha sabido mezclar con armonía y originalidad elementos tanto de sus antepasados como los de su marido. La combinación tuvo un resultado armónico, colorido y lleno de historias entretenidas. Muy acogedor para la vida en familia e ideal para compartir con los amigos.

Además de su decoración entretenida, la casa se caracteriza por la generosa presencia de plantas.

A María José le gustan los objetos alegres y divertidos para alegrar los espacios.

La terraza es un espacio ideal para recibir amigos durante los meses de buen tiempo.