Volver a elegirse

Volver a elegirse
14-05-2019 Tags:

Ilustración: Consuelo Astorga T.

Que las segundas oportunidades en el amor existen es una realidad que es más frecuente de lo que crees. Por qué ocurre y cómo abordar ese reencuentro es lo que acá explica y aconseja Rodrigo Brito, sicólogo de la Universidad Mayor.

 

“Sara y Francisco se conocieron hace 58 años en Valparaíso. Ella era estudiante de servicio social y venía de Punta Arenas. Él era marino y provenía de Puerto Montt. Un día coincidieron en la casa de amigos en común y pololearon durante siete años. Luego de casarse y tener dos hijos, el golpe militar los afectó… Eran de mundos diferentes y poco a poco sus caminos se fueron distanciando. Ella se trasladó a vivir a Viña con sus hijos pequeños, él se quedó en Santiago y se casó de nuevo. Luego de diez años, ambos –sin compromiso alguno– volvieron a conversar y reconocerse. Casi sin darse cuenta comenzaron a vivir juntos nuevamente y un día decidieron entrar al Registro Civil. Pero esta vez la ceremonia no tuvo fiesta ni invitados… Con ellos era suficiente. Sara y Francisco escribieron una segunda historia de su vida, que terminó una tarde en que él decidió dormir una siesta de la que no despertó. Diez años después, ella lo siguió”.

Este relato que comparte la periodista Jacqueline Otey, y que narra la historia de amor de sus padres, es un ejemplo de lo que viven muchas parejas que se separan por un tiempo y luego regresan. Una hecho que es más común de lo que se cree, tanto así que el año pasado el Registro Civil informó que más de tres mil chilenos volvieron a casarse con su ex.

Según el sicólogo y académico de la Universidad Mayor Rodrigo Brito, una de las razones del porqué las parejas vuelven después de un tiempo es porque generalmente las separaciones tienen que ver con rutinas que se vuelven insoportables y demasiado tóxicas, y eso hace que las parejas rompan. Entonces, cuando pasa el tiempo y él y ella han estado sin el otro, a veces ocurre que con la perspectiva que da esa distancia evalúan la relación y se dan cuenta de que no faltaba amor, sino que había fallas en la relación y en lo cotidiano. “Es ahí cuando sienten que todo puede ser superable después de un tiempo Además no siempre se termina por falta de amor, sino por una convivencia desgastante”, señala el profesional.

La otra causa que incide en una ruptura y posterior regreso de una pareja, según el experto, es que “los seres humanos somos bien dados a quedarnos en una zona de confort. Después de una separación, a veces ocurre que uno o los dos no saben cómo rehacer sus vidas con otras personas o cambiar de rumbo, y es entonces cuando añoran el mundo que habían construido y deciden retomar la zona de confort con ciertas modificaciones que transforman la relación para mejor, o se repiten los círculos viciosos de siempre”, dice.

Ante una situación de posible regreso con una expareja, ¿cómo saber si se está preparada para retomar la relación?

Hay algunos criterios que podríamos usar y que tienen que ver con el nivel de autoconocimiento que poseen las personas y con las causas que tuvieron para romper esa relación. En ese quiebre generalmente quedan sentimientos negativos dando vueltas, así es que lo primero que hay que hacer es perdonar. Si siento que puedo perdonar a esa persona que me dañó, creo que es un criterio que me deja libre para volver. El otro criterio es cuando te das cuenta de que estás volviendo no por cubrir necesidades, sino porque esa persona es valiosa para ti. Algo así como “te amo porque te necesito o te necesito porque te amo”… Si uno puede contestar que sí a la segunda frase, uno está en condiciones de regresar a esa relación.

¿Cómo enfrentar ese regreso cotidianamente?

Primero hay que tener mucha conciencia de por qué fracasó la relación. Es importante que puedan conversarlo y compartir un diagnóstico, para así no repetir esas conductas y asumir el compromiso de no volver a maltratar e ignorar. Lo otro es que uno tiene que sentirse personalmente bien para asumir una relación que no resultó y debe tener una claridad sobre lo que se quiere de la vida.

¿Cuál sería su mejor consejo en estos casos?

Tomarse la vuelta con mucha cautela, sin expectativas idealizadas, pudiendo aprender del pasado y no esperar cosas que el otro no puede dar. Finalmente, es estar con la persona que es y no con la que imagino.