Padres más cercanos e involucrados

Padres más cercanos e involucrados
06-06-2019 Tags: ,

Día del Padre

Hace algunas décadas los hombres eran más bien testigos de la crianza de sus propios hijos, pero ahora no quieren solo ser observadores. Por el contrario, desean participar desde los primeros momentos, mudando, llevándolos al pediatra y jugando con ellos.

 

Hasta hace algunos años la figura del padre era más bien distante. Era un hombre ausente de la cotidianidad de la crianza, ejercía su autoridad con energía y no se involucraba en el desarrollo emocional de sus hijos. Desde un principio, su participación era escasa: salvo excepciones no aparecía en los controles del embarazo, no presenciaba el parto y no mudaba ni bañaba. En la etapa escolar delegaba el papel de apoderado en la madre y tampoco ayudaba con trabajos ni tareas. “Era una figura casi exclusivamente proveedora más que educadora pero que detentaba la autoridad. Tenía la última palabra en las decisiones”, explica la sicóloga Dominique Karahanian.

Poco a poco esa imagen autoritaria y distante fue cambiando a una mucho más participativa y convencida de la importancia de su papel en el desarrollo de sus hijos. Los padres, en la actualidad, no solo están más presentes en el día a día y en las labores como alimentar pacientemente, hacer dormir en la noche o mudarlos, sino que también escuchan, aconsejan, acompañan y ponen límites. Van a reuniones de apoderados y suelen estar presentes en las actividades extracurriculares. “Lamentablemente ese cambio no se ha registrado en todas las capas sociales. Ocurre más bien en la clase media y media alta más que en las clases más bajas. Tampoco ha sido tan rápido como uno quisiera y se ha dado junto a otras situaciones como el surgimiento del feminismo, que aboga por una relación más igualitaria entre hombres y mujeres”, aclara la profesional, que manifiesta también que aunque se ha avanzado mucho en ese aspecto habrá que esperar un poco más para disfrutar una real paridad en los roles.

Dominique Karahanian cree que en la actualidad hay una paternidad mucho más consciente de la que tuvieron las generaciones anteriores. “Ahora las personas buscan ser padres, y cuando lo consiguen quieren estar en todos los momentos. Antes, en cambio, solo ocurría, no era una situación tan decidida ni meditada”, indica. Por lo mismo, el padre actual disfruta más su paternidad y quiere participar activamente en ella.

Beneficios del cambio

Para la profesional, la participación de los padres en la crianza de sus hijos tiene numerosos beneficios. “Estos se relacionan especialmente con el aprender roles que tienen que ver con la masculinidad. Ese concepto no tiene que ver con la orientación sexual del padre sino con aspectos y características que son más propias en los hombres y que dan luces de cómo desenvolverse en la vida adulta”, señala, y agrega que “aun cuando traten de inculcar características masculinas, las mujeres no lo lograran del todo. Por eso es muy positivo que ellos se involucren en la crianza. Un niño siempre se identificará, en caso de no tener un padre presente, con un tío, un abuelo, un hermano mayor, porque necesitan esa imagen. En la crianza es fundamental que exista un equilibrio adulto”, indica la experta.

Un padre participativo también es muy positivo para las hijas, “porque sabrán tempranamente cómo vincularse. Hombres y mujeres tenemos distintas formas de vinculación. Mujeres con mujeres se vinculan de una forma distinta que mujeres con hombres. Con la presencia de roles femeninos y masculinos se logran tempranamente confianza, intimidad y distinción de límites”.

Dificultades actuales

La tarea de ser padres cercanos pero sin perder la autoridad es, según la sicóloga, un trabajo en proceso “porque recién estamos redefiniendo los roles de lo femenino y lo masculino. Por lo mismo, no hay una respuesta definitiva a la pregunta de cómo lograr cercanía y autoridad. Sí podemos decir que tiene que ver con involucrarse. Es un baile que se tiene que dar entre la madre y el padre, estén juntos o no”.

La profesional hace notar que la paternidad en la actualidad se ha visto enfrentada al desafío de otorgarles a sus hijos factores protectores ante situaciones como abusos y la irrupción de las redes sociales. “Estas últimas han planteado la necesidad de conocer los límites entre lo privado y lo público. Cómo abordar ese escenario tan actual dependerá de cada caso, pero si se pasa tiempo con los hijos, se los va a conocer y leer las señales que dan. Por eso, las principales formas de cuidado tienen que ver con el estar presente”, señala.

La importancia de los límites, tanto en la niñez como en la adolescencia, es otro de los factores que destaca la experta, quien sostiene que “ese es un gran desafío porque ahora todo es mucho menos controlable. Solo con tener Wifi hay un mundo que no se puede manejar del todo. Si no hay límites puede haber desbordes que lleven a cosas muy negativas”, finaliza.