Equilibrio en la alimentación

Equilibrio en la alimentación
24-09-2018

Los especialistas aconsejan tener una planificación alimentaria que considere el estado de salud de la persona, el sexo, el estilo de vida y la edad.

Hacer dietas sin considerar las particularidades de cada organismo es una irresponsabilidad. También lo es creer que existen las ‘milagrosas’. 

 

• Si quieres una dieta balaceada que te haga sentir saludable y que al mismo tiempo equilibre tu peso, debes derribar algunos mitos sobre las pautas de alimentación. Por lo menos así lo cree la nutricionista de Clínica Vespucio Paulina Mella, quien sostiene que hay que erradicar los mitos a cualquier edad. “Uno de ellos es ‘comer menos nos hace bajar de peso’. Muchas personas toman un desayuno, almuerzo y once muy pobres, tratando de bajar de peso. Eso al principio puede ayudar, pero dura poco tiempo. Después, cuando se incorporan más alimentos, empiezan a recuperar el peso rápidamente. También se cree que ‘eliminando los carbohidratos bajamos de peso”; eso también es un mito, pues es necesario consumir carbohidratos en las diferentes comidas a lo largo del día. Por ejemplo, el desayuno tiene que tener pan, galletas o cereales; y el almuerzo y la cena deben tener arroz y fideos. Estos acompañamientos son necesarios para la alimentación porque cumplen distintos procesos que no deben eliminarse.

• En la planificación es recomendable también, según Mella, visitar una vez al año al nutricionista si es que hay un peso normal; y si existe un sobrepeso, obesidad o riesgo de desnutrición, tiene que ser mensualmente, por lo menos hasta que se cambie el estado nutricional.

• En mujeres premenopáusicas es importante el consumo de fierro, por las pérdidas mensuales de este por la menstruación. Palma agrega también que el calcio y la vitamina D son importantes para una adecuada mineralización ósea y osteoporosis en la vejez.

• Con respecto al uso de complementos alimenticios y vitaminas para quienes son mayores de 50, la nutricionista Paulina Mella señala que hay que tomarlos si la alimentación no es la indicada, pues todos los nutrientes se pueden suplir con alimentos. “Si hay una alimentación equilibrada, balanceada, con las cantidades calóricas óptimas, no es necesario incorporar vitaminas ni complementos. Solo hay que hacerlo cuando tienes más de 50 años y estás con algún déficit nutricional como un riesgo de desnutrición o directamente desnutrición.

• Si después de los 20 alguien decide ser vegetariano, debería tener una alimentación mucho más programada. “La dieta vegetariana requiere de una planificación cuidadosa, particularmente para los nuevos vegetarianos, para asegurar que se satisfagan las necesidades nutricionales. Nutrientes clave a considerar en la planificación de una dieta vegetariana incluyen: proteínas, vitamina B12, hierro, zinc, calcio, vitamina D y omega 3”, explica la nutrióloga Ivonne Palma, de Clínica Meds.

Lo importante, independiente de la edad, es hacer las cuatro comidas y siempre con hidratación constante. Así lo señala Paulina Mella, quien aconseja un menú base:

DESAYUNO

Un lácteo, tanto de origen animal como de origen vegetal, con un hidrato de carbono que puede ser, por ejemplo, pan, galleta, cereal o pipoca (arroz inflado de quínoa, de mijo o de amaranto). En el caso de los acompañamientos para el pan, lo importante es que sean lo más naturales posibles. Es decir, tomate, huevo, lechuga, palta, entre otros.

COLACIÓN

A media mañana y a media tarde consumir alguna fruta en el caso de las mujeres y una fruta más un lácteo en el caso de los hombres.

ALMUERZO Y CENA

Que tengan proteína (carne, pollo, pescado), hidrato de carbono (arroz, fideos), ensalada por lo menos de dos colores y postre (idealmente fruta o jalea light).