Amigarse con su ciclo

Amigarse con su ciclo
16-04-2019 Tags:

Salud

Pocas mujeres conocen de verdad su ciclo menstrual. Estar al tanto de él te ayudará a comprender tus cambios físicos y síquicos en el mes y también a determinar cuándo es factible embarazarse.

 

Es difícil de creer, pero son muchas las mujeres que ignoran cuál es la duración promedio del ciclo menstrual y cuáles son sus fases. Hay un profundo desconocimiento del tema y, aun en el siglo 21, en algunas culturas la menstruación se vive en las sombras.

Saber sobre el ciclo menstrual permite diferenciar las situaciones normales de este de aquellas que pueden ser un problema más grave que requiera de consulta médica. También, y muy importante, estar al tanto de las fases de ovulación que pueden ayudar a embarazarse. Esto cobra suma importancia, sobre todo hoy, cuando las mujeres postergan la maternidad.

ES FUNDAMENTAL SABER QUÉ:

  •    No todas las mujeres tienen el mismo ciclo. Este suele tener una duración de 28 días, pero puede oscilar entre los 21 y los 45, dependiendo de cada mujer y de factores como el estrés emocional o cambios en la dieta. Fuera de estos rangos el ciclo se denominaría ‘irregular’.
  •    El ciclo se compone de dos fases: la folicular y la lútea. La primera corresponde a la primera mitad de la etapa y coincide con el día 1 de la regla y finaliza con la ovulación. Su duración es de unos 14 días. Tras esto se da paso a la fase lútea, que termina por lo general el día 28. Cada una de estas etapas afecta de manera diferente al organismo. La temperatura de la piel, por ejemplo, aumenta luego de la ovulación y desciende al llegar la siguiente regla. En la fase folicular, en tanto, suele disminuir la frecuencia respiratoria y muchas de nosotras debemos sufrir dolores de cabeza o migraña.
  •    La ovulación se produce a mitad del ciclo y está relacionada con la fertilidad, o días en los que existe la probabilidad de embarazarse. Algunos factores como el estrés, los cambios en la dieta o el desfase horario pueden alterar la fase folicular y retrasar la ovulación, de manera que el ciclo puede variar en unos siete a nueve días entre un mes y otro. Esto es muy común y normal, pero si tu intención es embarazarte es aconsejable establecer un calendario de ovulación porque identificar los síntomas de cada fase te ayudará a lograr tu objetivo. Hoy en día la tecnología permite, mediante varios dispositivos, que este seguimiento sea exitoso.