Otra vez la influenza

Otra vez la influenza
20-06-2019 Tags:

Por: Jacqueline Otey A.

Es el eterno y polémico tema de salud de esta estación. La influenza, una enfermedad respiratoria contagiosa que se propaga rápidamente, muchas veces se confunde con un resfrío común, pero sus complicaciones pueden ser graves o mortales.

 

Cada año, con el arribo del otoño e invierno, también llega la influenza, o gripe, una enfermedad respiratoria que afecta la nariz, garganta y pulmones, que es contagiosa y se propaga fácilmente. De acuerdo con Sebastián Ugarte, jefe de la Unidad de Paciente Crítico de la Clínica Indisa y asesor de la Organización Mundial de la Salud en la Campaña contra la Influenza, la mayoría de las personas contraen esta enfermedad cuando inhalan gotas provenientes de la tos o los estornudos de alguien que tiene gripe, “pero también se pueden contagiar al tocar superficies que contienen el virus y luego se rozan la boca, la nariz o los ojos”, indica.

Según el especialista, a menudo las personas confunden resfrío con gripe. Son diferentes, aunque pueden tener síntomas similares, si bien habitualmente son menos intensos en el resfrío común. “La influenza es causada por el virus RNA de la familia Orthomyxoviridae y suele generar un cuadro mucho más grave, con presencia de fiebre, dolores musculares y neumonitis. La mayoría de las personas sufre un resfrío varias veces cada año, pero, por el contrario, las personas contraen gripe solo una vez en varios años”, explica.

Y agrega: “Si bien toda la población está expuesta, los grupos de riesgo son los niños, adultos mayores, embarazadas y pacientes portadores de enfermedades crónicas. Ellos son los que tienen más riesgo de complicarse gravemente o incluso morir si se enferman de influenza”.

Para estar alertas

Según el médico, los síntomas de la influenza a menudo aparecen muy rápido. La persona puede empezar a sentirse enferma aproximadamente de uno a siete días después de estar en contacto con el virus (la mayoría de las veces es de dos a tres días). “Por ejemplo, los estudiantes se enferman al cabo de dos a tres semanas de la llegada del primer caso de influenza a una escuela o colegio. El primer síntoma es fiebre alta, entre 39 y 41 ºC”, dice. Destaca que otros síntomas comunes de esta enfermedad incluyen dolores de cuerpo, escalofríos, mareos, cara sonrojada, dolor de cabeza, falta de energía, náuseas y vómitos.

“Habitualmente entre el segundo y el cuarto día de la enfermedad la fiebre y los dolores comienzan a desaparecer, pero pueden presentarse nuevos síntomas, como tos seca, falla respiratoria, secreción nasal (transparente y acuosa), estornudos y dolor de garganta”.

El especialista señala que la mayoría de los síntomas desaparece al cabo de cuatro a siete días. Sin embargo, la tos y la sensación de cansancio pueden durar semanas y a veces la fiebre puede reaparecer. “También es posible que algunas personas no tengan apetito. Es importante saber que la influenza puede empeorar el asma, las enfermedades respiratorias crónicas y otras enfermedades crónicas (cardíacas y diabetes, entre otras)”.

Los virus de influenza que existen son tipos A, B y C, que a la vez tienen subtipos, porque pueden sufrir mutaciones. En nuestro país los subtipos que están afectando a la población este año son el A (H1N1), A (H3N2) y el tipo B estacional. El doctor Ugarte señala que la mejor medida de prevención para combatir esta enfermedad es la vacuna. Esto aplica a toda la población mayor a seis meses de edad, pero especialmente para quienes pertenecen a los grupos de riesgo. “Además se recomienda no desabrigarse ni exponerse al frío y la humedad, evitar los cambios bruscos de temperatura, lavarse o desinfectar las manos con frecuencia con alcohol gel, y tratar de no tocarse los ojos, nariz y boca con las manos”, aconseja.

En caso de que la persona ya tenga gripe, Ugarte sugiere quedarse en casa al menos 24 horas después de que la fiebre desapareció. “Si el paciente sale de su domicilio, debería usar máscara, evitar compartir alimentos, utensilios, tazas o botellas, usar alcohol desinfectante en sus manos con frecuencia y siempre después de tocarse la cara, cubrirse la boca con un pañuelo de papel al toser y botarlo luego de haberlo usado, o toser sobre la manga de la camisa si no tiene disponibilidad de un pañuelo de papel”, afirma.

Complicaciones y tratamiento

Dentro de las principales complicaciones que puede presentar un paciente que contrae influenza está la posibilidad de padecer neumonía, encefalitis (infección del cerebro), meningitis y/o convulsiones, e incluso la muerte. Ugarte menciona que cada año en Chile miles de personas contraen influenza, y si bien la mayoría mejora al cabo de una o dos semanas, miles de personas con gripe contraen neumonía o una infección cerebral y necesitan hospitalización. “En nuestro país mueren de 450 a 500 personas por influenza cada invierno”, aclara.

Respecto a los tratamientos en casa de esta enfermedad se encuentra el consumo de paracetamol y el ibuprofeno, que ayudan a bajar la fiebre. El especialista explica que es importante recordar que no es necesario que la fiebre baje por completo hasta una temperatura normal, y que la mayoría de las personas se sienten mejor cuando la temperatura les baja tan solo un grado. “Los medicamentos de venta libre para el resfrío pueden hacer que algunos de sus síntomas mejoren. Igualmente las personas necesitan descansar mucho y tomar bastante líquido, y no fumar ni beber alcohol. La mayoría de las personas con síntomas más leves se sienten mejor de tres a cuatro días y no necesitan ver al médico ni tomar fármacos antivirales. Sin embargo, los médicos podemos recetar antivirales a personas que estén muy enfermas de gripe”, concluye.