Prevención cardiovascular

Prevención cardiovascular
16-08-2018 Tags: ,

Salud

Para disminuir la posibilidad de padecer estas patologías que cobran millones de vidas en todo el mundo es necesario tener un estilo de vida saludable y controlarse adecuadamente

 

La Organización Mundial de la Salud advirtió que desde la fecha hasta 2030 casi 23,6 millones de personas morirán por alguna enfermedad cardiovascular, en especial por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. “Se prevé que estas patologías sigan siendo la principal causa de muerte”, sostuvo el organismo internacional. En Chile el panorama no es mejor, ya que solo en 2014 fueron la causa del 27,5% de los fallecimientos, según el Ministerio de Salud.

Esas cifras tan desoladoras han hecho que tanto la autoridad sanitaria como los especialistas recomienden a la población hacer esfuerzos para prevenir estas enfermedades. “Para ello se debe llevar una vida sana y determinar en forma precoz, mediante una consulta médica, si se tiene factores de riesgo”, señala el doctor Pablo Pedreros, cardiólogo de Clínica Santa María.

El especialista identifica como factores de riesgo más habituales la hipertensión arterial, la obesidad, el tabaquismo y la dislipidemia o elevación anormal de concentración de grasas en la sangre. Respecto de la alta presión arterial, explica que es una situación muy prevalente en la población nacional. “Se estima que más del 30% de los adultos son hipertensos. Esa cifra engloba tanto a los que se controlan adecuadamente, a los que no lo hacen y a los que sabiendo que tienen la patología no se apegan correctamente a los tratamientos”, indica el facultativo. Ejemplifica esta última situación con las figuras de los pacientes que toman su medicación pero no siguen una dieta acorde con su afección y los que la toman pero sin la necesaria consistencia.

Es aconsejable, explica, controlarse la presión sanguínea a partir de los 30 años, en especial si se tienen antecedentes familiares de hipertensión. “Hay que tener en cuenta que esta patología no es siempre sintomática, por lo que se debe consultar. Si se diagnostica, el paciente tiene que controlarse periódicamente y seguir instrucciones médicas. Mantener una dieta adecuada, un peso ideal, hacer ejercicios y tomar medicamentos si el médico lo establece como necesario”.

La obesidad es también un factor de riesgo importante, ya que por sí sola lleva al paciente a la hipertensión. Por ello hay que evitarla manteniendo una dieta adecuada y realizando actividad física. También, mantenerse lejos de la nicotina. “Las encuestas arrojan que el consumo de tabaco ha disminuido en la población de menos de 30 años, pero también que lamentablemente se mantiene, con un 40% de prevalencia, en el grupo etario de entre 30 y 50 años”, advierte el médico, quien agrega que el tabaco acelera el proceso de ateromatosis. Es decir, la formación de placas que obstruyen las arterias, situación que puede llevar a producir infartos cardíacos y cerebrales. El alcohol, manifiesta, también es nocivo porque perjudica los tratamientos para la hipertensión. “Sí es aconsejable tomar media copa de vino tinto al almuerzo. Solo esa medida, no más”, concluye.

Las mujeres en edad fértil tienen menos probabilidades de sufrir accidentes cerebrovasculares y cardiovasculares debido a que los estrógenos las protegen. “Pero si fuman, esa protección se suspende”, advierte el médico. También se suspende cuando llega al climaterio, aun cuando la paciente sea sometida a terapia de reemplazo hormonal. “Incluso esa terapia puede acelerar y aumentar el riesgo por lo que es aconsejable chequearse con un especialista o médico general”.

El cardiólogo califica también como un factor de riesgo potente la hipercolesteloremia, o presencia elevada de LDL o ‘colesterol malo’ en la sangre. Esto puede tener una razón genética o también por el alto consumo de grasas saturadas. Si este último es el caso, el paciente debe bajar ese consumo y preferir las grasas de origen vegetal. Además, evitar las grasas trans y los azúcares refinados, que son los que generan más colesterol. “Si se tiene alto LDL a pesar de un buen estilo de vida y dieta adecuada, la situación se puede controlar con medicamentos”.

ACTIVIDAD FÍSICA 

Un buen consejo para bajar la incidencia de enfermedades cardiovasculares es practicar regularmente una actividad física. “Lo ideal es 30 a 40 minutos, tres veces a la semana, de práctica de algún deporte”, puntualiza el cardiólogo, quien además precisa que se considera que una persona no es sedentaria si su gasto calórico en actividad física es más de 2.000 calorías a la semana.

Sobre cuál deporte es más aconsejable para mantener sano el sistema cardiovascular, el doctor Pedreros sugiere escoger el que más agrada. “Si no es así, lo más probable es que se abandone la práctica”, e indica que los que han demostrado ser muy beneficiosos son la natación y el ciclismo. Por último, aconseja que si se tiene más de 30 años o más de 25 con antecedentes familiares de enfermedades cardiovasculares, se realice un chequeo previo.