Consejos para una piel bonita

Consejos para una piel bonita
11-04-2019 Tags: ,

Cuidados de la piel

Otoño es la estación ideal para recuperar la piel de los estragos del verano. Es el tiempo de tratamientos especializados, porque no hay demasiado peligro de manchas, y el mejor comienzo para una rutina mejorada de belleza.

 

   La piel es un ecosistema, vive en relación al medio ambiente. Es un órgano activo que posee todos los recursos necesarios para su equilibrio, pero también es frágil. Es el órgano más grande del cuerpo y el que nos protege de todos los agentes externos. Cuidarla, entonces, es fundamental para que cumpla correctamente sus funciones de eliminación, protección, regulación e interacción con el entorno.

   El sol es esencial para la vida por su calor, por su luz, por la síntesis de la vitamina D y por su acción antidepresiva natural; sin él no podríamos vivir. Pero hay que saber disfrutar del sol, ya que es muy bueno tomarlo en su justa medida, porque es importante saber que también es la primera causa de envejecimiento y, en algunos casos de sobreexposición, de serias patologías.

   El otoño es un buen momento para retomar una rutina diaria de cuidados de la piel. Si puede hacer una visita al dermatólogo, mejor aun, porque no todas las pieles son iguales ni menos requieren idénticos mimos.

   Rutina básica: comience siempre por limpiarla y exfoliarla bien. Con ello podrá limpiar impurezas y eliminar células muertas. Luego debe hidratarla y nutrirla en profundidad con productos que tengan una importante concentración de principios activos, como vitaminas A, C y E, colágeno y elastina y lípidos.

   La nutrición también juega un rol importante en la piel, ya que somos lo que comemos. Se debe ingerir alimentos antioxidantes que combatan los radicales libres y los ricos en vitaminas. Por ejemplo:

  •    La vitamina A ayuda a crear pigmentos, favorece la creación de colágeno, actúa contra el acné y eccemas (está en leche, pescado, zanahoria, lechuga, huevos, espinacas y melón).
  •    La vitamina B se encarga de la elasticidad de la piel. También es buena para las uñas y el pelo; estimula la regeneración celular, lo que ayuda a lucir un buen color de piel (en pescado azul, cereales, harinas integrales, espárragos, legumbres y frutos secos).
  •    La vitamina C fortalece las defensas de la piel y es perfecta para combatir los estragos del verano, tras la exposición al sol; estimula también la creación de fibras de colágeno que le dan firmeza (en cítricos, fresas, tomates, pimientos, perejil y repollo).
  •    La vitamina E funciona como antioxidante, ayuda a la circulación de la sangre, además de combatir el envejecimiento de la piel (en aceite vegetal, frutos secos, legumbres, manzanas, choclo, palta y plátano).

   La mejor cura para la piel es dormir, porque se regenera mientras se duerme.