Claudia Conserva: “Me gusta hacer televisión con alma”

Claudia Conserva: “Me gusta hacer televisión con alma”
12-04-2018 Tags:

El próximo martes 17 de abril se cumplirá un año del programa Milf (UCVTV) y las animadoras tienen todo listo para celebrarlo en grande. Así lo cuenta su creadora y conductora, quien disfruta su exitoso momento televisivo.

Por: Lisette Ávila O. / Fotos: Nicolás Abalo / Maquillaje y pelo: Valentina Rojas / Producción: Mackarenna Claro

El pasado 12 de enero Claudia Conserva cumplió 44 años y ese día, al igual que todos los otros, ella disfrutó al máximo lo que en él sucedió… Ese primer beso que le dio su marido, Juan Carlos (Pollo) Valdivia, al despertar, los abrazos cariñosos de sus dos hijos y los saludos de sus familiares y amigos más cercanos -entre otros tantos instantes- que de seguro agradeció.

Claudia ha decidido que hoy es el tiempo de gozar y así lo ha vivido personalmente y en la pantalla, mediante su nuevo programa. “Yo me siento absolutamente una ‘Milf’, es decir, una mujer independiente, liviana y feliz”, dice, y luego sonríe con ese gesto entre coqueto e inocente que conquistó al público hace 28 años. Y es que al cumplir los 40 años Claudia no solo se liberó de los complejos sobre su cuerpo, sino que decidió relajarse y pasarla bien en sus proyectos.

Con esa actitud de vida la conductora se animó a crear su nuevo programa de entretención, al que llamó Milf. En ese entonces ya no tenía contrato con Mega y había decidido quedarse con sus hijos en casa y viajar unos meses a Australia. “A mi regreso y cuando mis hijos entraron a clases, monté el piloto y comenzó todo”, cuenta. Fue entonces cuando invitó a su amiga la periodista Yazmín Vásquez a que fuera partícipe de él y luego pensó en la actriz María Paz Jorquiera, a quien solo había saludado un par de veces.

¿Por qué pensante en ellas?

Porque quería a gente que quisiera divertirse y que fuera resuelta. A Jazmín la conozco hace 20 años, somos muy amigas y ella saca lo mejor de mí; y a María Paz la encontraba muy divertida. Al poco tiempo de que Maly aceptara ser parte de Milf hice un carrete y la invité, y en él me contó que estaba embarazada y yo lo encontré buenísimo porque una Milf debía tener hijos. Fue superbonito acompañarla en todo su proceso y su hijo Lucas estuvo escuchando nuestras voces durante los nueve meses.

En los premios Copihue de Oro obtuvieron el galardón a Mejor Programa de Humor. ¿Por qué crees que el público las escogió a ustedes?

Porque hablamos la verdad sin filtro. Nunca fue tema si iba a tener éxito o no el programa, pues lo más importante para mí era pasarlo bien, y rápidamente la gente le agarró simpatía al espacio y pasó algo muy especial con el público… De hecho, nos han escrito que los hemos sacado de la depresión.

¿Se han trasformado en una especie de terapia para el público?

Absolutamente, y sin haber buscado ese objetivo. La gente nos espera porque sabe que hablaremos relajadamente y nos reiremos… Nunca nos ponemos graves y tratamos de transitar por todos los temas, siempre desde la vereda del humor.

Ninguna de nosotras tiene miedo al ridículo y nos encanta jugar. Por eso nos reímos cuando le decimos a la Maly que no tiene cejas y que se le fue el poto después del embarazo, o que la Yazmín es peluda y que yo ando con la faja todo el día, jajá.

¿Y las Milf tienen límites?

Yo lo pongo en diversas ocasiones, y eso que dejo pasar muchas cosas porque también gozo. Pero, claro, está el horario en el cual se exhibe el programa y como productora ejecutiva del proyecto debo ser responsable.

¿Te ha pasado a veces que sientes que no tuvieron el suficiente filtro?

Me ha pasado que he salido de algún programa habiéndolo pasado increíble, pero con la duda existencial de que si estuvo bien o mal. Por ejemplo, cuando vino a vernos Pablo Ruiz se relajó tanto con nosotras que comenzamos a hacer una rutina de chistes en doble sentido, muy espontánea, y, claro, en ese momento podía ejercer un poco de control en Jazmín y Maly, pero no en Pablito, jajá. Entonces, muchas veces le pido su opinión a mi marido maravilloso.

¿Lo pasan tan bien como se ve en el programa?

Nos reímos muchísimo y para nosotras se ha transformado en un muy buen panorama. Todos dicen que trabajar entre mujeres es difícil, pero yo tengo ojo para elegir a gente buena. Entre nosotras hay mucha confianza y cariño, y no hay envidia. Hay programas que tienen mucha sintonía, otros que tienen todos los recursos del mundo, pero no tienen alma y no te llegan. A mí me gusta hacer televisión con alma.

¿Qué significa eso?

Trabajar con gente que se quiera y que se sienta bien.

¿Han pensado hacer algún otro proyecto a partir de Milf?

Sí, la marca ha agarrado mucho vuelo y tenemos la idea, entre muchas otras, de hacer una obra.

COMPAÑEROS Y SOCIOS

A la sala de maquillaje de la productora GOA Films entra Juan Carlos (Pollo) Valdivia con unos cuadros que serán parte de la nueva escenografía del programa. Claudia apoya su decisión y luego se despiden y se observan con esas miradas que solo dos amantes que se conocen bien suelen darse. Al verlos es casi imposible no recordar el inicio de su romance en el programa Extra Jóvenes y lo pública que ha sido su relación, formando parte de la historia de la televisión chilena. Por eso es imposible no preguntarle a Claudia cómo lo han hecho para estar juntos tanto tiempo, a lo que ella responde con sincerisad: “Después de estar 20 años juntos uno se conoce y se respeta. Además hay que ser inteligente para saber cuál es el minuto para hablar y para enganchar o no en una discusión. Pero el gran secreto es admirar al otro y seguir sorprendiéndose”.

¿Cuáles son sus momentos de intimidad?

Las noches… Es el minuto en que estamos solos y conversamos de cómo nos sentimos en el día.

Tus hijos ya tienen 14 y 16. ¿Cómo ha sido para ellos tener unos padres tan públicos?

Es que ellos nacieron con sus padres en la televisión, así es que no ha sido un cambio de vida. Pero es divertido porque mi hijo mayor me dice ahora: ‘Vas a Milf a hablar puras weás’ y se ríe; y, por otro lado, la Matilda me hace cuadros para que yo los ponga en la escenografía.

¿Te gusta la etapa que estás viviendo con ellos?

Fíjate que me encanta que sean grandes. Me gusta porque puedo conversar con ellos, intercambiar ideas, discutir con argumentos y ser cómplice a ratos de los dos.

¿Qué piensan hacer cuando ellos partan de casa?

Ese momento va a llegar y para eso es muy importante tener una muy buena relación con tu pareja. Antes de que llegaran nuestros hijos teníamos una vida muy entretenida y ahora estamos trabajando para, cuando llegue ese minuto, quizás viajar a destinos más exóticos.


Breves

  • ¿Qué lugar de Santiago es el que más te gusta? El Arrayán.
  • Un restaurante: Ají Seco.
  • ¿Has pensado retomar la actuación? Me encantaría, pero embarcarme en una teleserie es muy sacrificado.