CRISTINA GONZÁLEZ: “A mí me tocó la vuelta larga”

CRISTINA GONZÁLEZ: “A mí me tocó la vuelta larga”
09-01-2020 Tags:

Por: Lisette Ávila O. / Fotos: Nicolás Abalo / Maquillaje: Alejandra Vera / Producción: Tommy Thomas

Lleva 17 años en Canal 13, y luego de ser una de las reporteras de política más reconocidas de la estación, el año pasado fue escogida como el nuevo rostro de T13 AM. Cada mañana, junto al periodista Polo Ramírez, acompaña a los televidentes que comienzan su día laboral. “Es un espacio de servicio y en él intentamos informar al público de todo lo que ocurre a primera hora del día”, dice.

Le dicen Titi y lo cierto es que este diminutivo calza a la perfección con la personalidad de Cristina: cercana y alegre. Hoy, y después de años haciendo turnos periodísticos, cubriendo hechos noticiosos históricos, transmitiendo durante horas algún suceso importante, esta periodista es el rostro fuerte de la mañana informativa de Canal 13. Su carrera periodística comenzó en La Red, canal en el que cubrió el sector policial por un tiempo. “Me decían ‘la reina de la noche’ porque era la única mujer que reporteaba ese frente noticioso. Recuerdo que aprendí a manejar la radio y mi equipo me cuidaba y acompañaba. Con el tiempo comencé a hacer política hasta que me llamaron del 13, y hasta el día de hoy sigo en la misma señal”, cuenta.

¿Esperabas que te escogieran para ser la figura noticiosa de la mañana?
Honestamente, yo lo quería. Siempre pedí que me tuvieran en consideración porque era el horario que me permitía estar toda la tarde
con mi hija. Siempre que se daba la posibilidad yo saltaba un poquito, y justo coincidió un día con la partida de Monserrat Álvarez. Entonces mis compañeros me dijeron ‘es ahora o nunca’.

¿Un premio a la meritocracia?
Sí, esa era la sensación. A mí me tocó la vuelta larga, así es que para muchos era el momento de justicia. Había una sensación entre mis compañeros de que si había alguien que se lo merecía, era yo.


¿Cómo has enfrentado este nuevo desafío?
Con la situación país que vivimos es una responsabilidad gigante, y en ese sentido he tratado de estar muy consciente de lo que digo y hago. Lo que debe imperar es la responsabilidad, la palabra certera y precisa. En ese sentido hay un desgaste porque muchas veces una se cansa, tiene sus propias opiniones y además hay que tratar de decir las cosas en su justa medida porque estamos en una situación muy delicada. Cada cosa que una pueda decir exacerba el sentir de la gente.

Te tocó reportear el funeral de Hugo Chávez y la demanda marítima de Perú, entre otros hechos noticiosos. ¿Qué es lo que más te ha impactado de la crisis social que vive el país?
La sensación de que no hay marcha atrás. En un principio, cuando comenzaron las manifestaciones –independiente de los hechos de violencia–, había una sensación de que esto era una oportunidad de cambio y también para mejorar la calidad de vida de quienes vivían de manera indigna. La historia nos dará las respuestas, pero creo que nuestro país no va a volver a ser lo que era antes.

¿Qué te atemoriza?
Lo que me tiene inquieta es el grado de violencia que se registró en las calles, los saqueos y la liviandad que hay frente a la democracia que nos costó tanto recuperar.


¿Cómo viviste en pantalla los primeros días de la crisis social?

Para el 18 de octubre había adrenalina porque no se sabía bien lo que estaba pasando… Además, trabajando doce horas seguidas no sentí cansancio. En las mañanas nos tocaba informar sobre lo que pasaba en la noche y más de alguna vez sentimos cómo gritaba la gente. Recuerdo que una vez le dije al periodista Miguel Acuña que si tenía ojos de pena al ver todo lo que estaba ocurriendo, nosotros sentíamos desolación. Es un Chile que no habíamos visto.


Se criticó mucho el rol de la prensa en la cobertura de los primeros días de la crisis, ¿qué opinas de ello?
Siento que siempre se puede mejorar y sería soberbio, de parte de cualquier medio, periodista o editor, decir lo contrario. Todo es revisable y perfectible. A nosotros, por ejemplo, la gente nos pedía poner información que estaba en las redes sociales que nosotros no podíamos difundir de inmediato sin revisar antes la veracidad de ella. Hay una urgencia de información por parte de la gente, sienten que si nos demoramos al entregarla estamos ocultando algo, y la verdad es que no es eso.

¿Qué esperas de este proceso que se comienza a vivir en Chile?
Que haya un cambio positivo y que podamos tener un consenso de cómo construir un país en términos constitucionales. Hay que establecer un pacto donde todos nos respetemos y que nos permita coexistir y convivir en armonía.

¿Qué liderazgos crees que se levantarán?
Por ahora hay que respetar los liderazgos que se eligieron democráticamente, es decir, el Presidente de la República y el Parlamento.
Esa es nuestra vía para elegir las autoridades y la institucionalidad es fundamental.

Camisa y jeans Tommy Hilfiger / Zapatos Pretty Ballerinas / Joyas Tous


AMOR DE MADRE


“¿Que cómo logro bajar la adrenalina del día a día noticioso? Yo tengo mi cable a tierra, que es mi hija”, reconoce Titi, quien cuenta que luego de su mañana informativa, a las dos de la tarde ella cambia su switch y se dedica ciento por ciento a ser mamá. “Ando con el duende mágico para arriba y para abajo, voy a dejar y a buscar a mi hija donde sus amiguitas, y como a las ocho de la noche me vuelvo a conectar antes de ir a dormir”, dice.

Una de las tantas batallas que Cristina ha ganado en la vida ha sido ser madre. “Mi hija es un milagro y hay gente que me critica porque hablo de ella, pero es que me costó mucho tenerla”, dice emocionada.

Cuando llegó Josefa a la vida reporteril de Titi todo cambió. Junto a otras madres periodistas del canal hicieron una especie de bancada materna para estar más tiempo con sus hijos. “Recuerdo que almorzábamos en el puesto con tal de irnos temprano a nuestras casas. Después logramos que en el área de prensa hubiera una cierta conciencia con las mamás… Nos daban temas más fáciles de cerrar, y esa conciencia se mantiene hasta el día de hoy.

¿Disfrutas tu maternidad?
Sí, no sé cómo me demoré tanto en tener una hija porque de verdad me cambió la vida. Yo no necesito nada más en mi vida que mi marido, mi hija y mi familia. Ahora mi hija quiere una hermana y es horrible para mí porque me costó mucho concebirla y ya no puedo tener más. Para mí ella lo es todo.

BREVES

Tu lugar favorito de Santiago: Mi casa.
¿Qué artista no puede faltar en tu playlist? Coldplay.
Un libro: Soy mala para leer porque no tengo tiempo. Cada vez que tomo uno me quedo dormida. Leo mucho cuento infantil.Tu mejor panorama: Un asado con los amigos y la familia.