Entrevista a Mariana Loyola

Entrevista a Mariana Loyola

Si en 2003 Mariana Loyola le entregó frescura a la televisión chilena con su personaje de Soraya Salcedo en la teleserie Machos, hoy conquista al público con su rol de madre soltera en Papá Mono, la nueva serie de Canal 13. Un regreso a la pantalla chica que ya es trending topic.

“Siempre he sido bien política”

Si alguien era la indicada para interpretar el rol de una madre soltera chilena, esa era la actriz Mariana Loyola. Se necesitaba una mujer chispeante, cercana y con carisma tal para enamorar a la audiencia nacional… Y vaya que lo logró, pues a una semana del estreno de Papá Mono el público se rindió completamente ante los encantos de su nuevo personaje y, por ende, de la serie. “Esta mujer vive sola con su hijo, trabaja en una agencia de viajes y, como miles de mamás chilenas, se saca la mugre… Se levanta a las seis de la mañana para dejar a su hijo al colegio, y como tiene que trabajar todo el día debe coordinar quién lo va a buscar; y en esa desesperación y desesperanza su hijo llama a su abuelo (Luis Gnecco) para pedirle ayuda, pero resulta que el abuelo es un pastel, bueno para el carrete, las mujeres y el asado, y es flojo, entonces realmente la pobre Francisca, en vez de tener un hijo, empieza a tener dos y se le hace todo cuesta arriba”, cuenta Mariana para quienes no han visto el primer capítulo.

Sin maquillaje y una piel que ya quisieran todas las mujeres a los 40 años, Mariana es tal como se ve: sencilla, espontánea y con una personalidad firme y justa. Hoy, que regresa a la pantalla chica, reconoce que su ausencia en ella tuvo que ver con una decisión de vida en la que privilegió calidad antes que cantidad. Sin embargo, ha estado en los proyectos precisos en los que igualmente ha brillado. Uno de ellos es la película ‘Rara’, con la que ha recorrido importantes festivales del mundo. “Es una película de verdad muy luminosa y siento que viene acompañada como de un rayito de luz porque donde la damos ganamos premios o la gente se emociona”, dice con orgullo.

En algún momento reconociste públicamente que te aburriste de trabajar en teleseries, ¿fue así?

Sí, me aburrí porque yo me aburro muy rápido de todo. Pero es un problema mío (ríe) y me pasó con las teleseries. No soportaba estar encerrada ocho meses en un estudio sin poder hacer nada más; y también me pasó que sentí que las teleseries estaban perdiendo profundidad y me empezó a mover una inquietud artística de que necesitaba hacer algo distinto.

¿Y qué decidiste hacer con esa inquietud?

Más que probar otros formatos, me lancé al vacío decidiendo no tener contrato con televisión y eso significó un vacío económico, de modo que una tiene que aprender a vivir con menos. Pero yo me siento más completa, feliz y tengo más tiempo para hacer un montón de cosas.

¿Es cierto que dejaste de ver televisión abierta hace tres años?

Así es, y coincide también que hace tres años apareció Netflix. A veces siento que a la televisión le falta calidad y es fome. A mí me dan ganas de que hubiese proyectos parecidos a la BBC y que se dieran las series que tiene guardadas TVN.

¿Cómo cuáles?

‘Ramona’ y ‘Bichos Raros’. Falta que los ejecutivos de los altos mandos se tiren al agua y que prueben con cosas de más contenido. La verdad es que hace falta un cambio importante y radical en términos culturales. Lamentablemente tenemos una Constitución que no avala eso, además para ningún presidente después de Pinochet ha sido importante la cultura.

Has estado involucrada en un proceso ciudadano que desea el cambio de nuestra Constitución, ¿qué te hizo involucrarte en ello?

Sí, la verdad es que siempre he sido bien política, fui presidenta de curso e hice unos paros cuando cursaba primero medio. Me tocó nacer en una época de transición en que creímos que la alegría iba a llegar y no llegó. Llevamos casi 40 años o más con una Constitución que hicieron Jaime Guzmán y Augusto Pinochet, y que convirtió a nuestra población en una sociedad apática y que lo único que quiere es un auto nuevo y que tiene a los hijos en los medios colegios, pero no tiene cómo pagarle a una nana. Entonces, en 2013 me enteré por las redes sociales que había un movimiento que se llama ‘Marca tu voto’ que estaba invitando a hacer una asamblea constituyente y quise involucrarme.

¿Crees que nuestra sociedad vote una nueva Constitución?

Es que hay que hacer puerta a puerta. Estoy dispuesta a ver los resultados para mis hijas, que ellas vivan un mundo mejor con educación pública de calidad, ojalá sin AFP y con otro sistema.

¿Te han ofrecido entrar a la política?

Sí.

¿Quiénes?

Ay, no te voy a decir…

Cuéntanos.

Me lo han dicho gente en la calle y también políticos. Yo no milito en ningún partido y no creo que lo haga todavía. Me gusta la independencia y hacer películas… Quizás lo haga en 20 años más.

La casa de Mariana

En la casa de la actriz no se ve televisión ni se escucha reguetón; sin embargo, y pese a que su hija Olivia (15) se revelan ante tal decisión, ella mantiene firme su postura. “Les tocó una mamá feminista que no soporta las letras del reguetón”, dice. Así es Mariana, consecuente.

¿Cómo es tu relación con Olivia?

Ay, los 15 es una edad dolorosa para las madres porque te dejan de necesitar y es un poco triste. Comienzan a ganar independencia y armar su personalidad.

¿Cómo es ella?

Es una chica emocionalmente muy grande.

¿Con Micaela, la hija de tu pareja, cómo te llevas?

¡Bien! Imagínate que la conozco hace casi 13 años. Las dos son mis hijas.

¿Has pensado en tener otro hijo?

Sí, siempre he querido, pero es difícil ser actriz y mamá en Chile. Yo encuentro que es maravilloso… Recuerdo que cuando nació la Olivia mi mamá había muerto y yo lloraba de alegría y pena.

¿La ausencia de ella ha sido también un factor para que no te decidas a serlo nuevamente?

Es que ya no hay quien te agarre. En general, mis penas tienen que ver con la falta de una madre que te abrace, que te apapache y que te diga que todo va a estar bien.

Breves

Lugar de Santiago que más te gusta: Mi casa.

¿Cuál fue la última obra que fuiste a ver al teatro? Realismo.

¿Estás viendo alguna serie? Fargo II.

¿Qué libro estás leyendo? Middlesex.