Entrevista: Trinidad Segura, la embajadora del mar

Entrevista:  Trinidad Segura, la embajadora del mar
16/02/2016 Tags: , , ,

Impulsora de eventos y actividades en torno al surf, como el mundial femenino en Pichilemu y los ‘Yoga Surf Camp’, Trinidad no solo se ha destacado por competir internacionalmente gracias a este deporte. Su objetivo es vivir de su pasión y hasta ahora lo ha logrado.

Amor por las olas

Son las cuatro de la madrugada y Trinidad Segura acaba de llegar a Santiago luego de un largo y turbulento vuelo desde Ecuador. Allí, además de recorrer y conocer algunas localidades típicas, participó en el campeonato latinoamericano de surf Alas Latin Tour, llevado a cabo en Esmeraldas, al norte de Ecuador. Con una medalla de plata y una maleta llena de textiles y chaquetas de cuero de las zonas de Otavalo y Cotacachi, respectivamente, comienza a olvidarse de los increíbles paisajes que la acompañaron los últimos diez días y a centrarse en la ajetreada agenda que lleva cada vez que visita la capital.

De idea fija, conoció el surf a los 12 años y se fue a vivir a Pichilemu a los 16. Desde entonces ha hecho hasta lo imposible para vivir de este deporte, desde participar en competencias en todo el mundo, hacerse conocida en el rubro y asociarse con diversas marcas, hasta participar en diversos programas de televisión que quizás no tienen que ver con el surf, pero sí con los viajes y los deportes extremos. De hecho, participará en el programa Rally Mobil -al aire una vez al mes en Más Motor de Fox Sports- bajo el rol de locutora de campeonatos y notas.

Además Trinidad creó una productora dedicada a la producción de eventos deportivos y artísticos en torno al surf femenino. Se trata de Sirena, con la que ha organizado, por ejemplo, el campeonato mundial de surf femenino en Pichilemu. “Es un evento supergrande y trabajo la mitad del año en eso. La identidad de Sirena se enfoca en realizar eventos ligados a la mujer. Muchas surfistas se han hecho conocidas en ellos, otras se han formado con nosotras y seguimos creciendo año a año con diversas actividades”, cuenta Trinidad, quien a sus 28 años ha representado a nuestro país en Ecuador, Brasil, Argentina y Panamá, entre otros.

¿Cuál será tu próximo destino?

En agosto voy a entrenar a Indonesia. Esta sería la quinta vez que voy.

¿Qué conexión tienes con ese lugar?

Ya me manejo, tengo amigos allá y me encanta todo. Es superbueno para surfear, hay hartas olas, harto nivel, gente surfeando bien. Desde allá puedo viajar a otros lugares, entonces es muy entretenido. Me voy un mes, porque el invierno en Chile es muy frío y desmotiva un poco quedarse acá, y surfear en bikini es distinto…

Debe ser una tortura meterse al mar en invierno, sobre todo en Pichilemu.

Imagínate que en el verano ya es frío, entonces en el invierno me tengo que poner el traje al lado de la chimenea en la casa y vuelvo directo a la ducha. Ponerse o sacarse el traje en la playa es impensado. Igual una surfea, pero cuando hace frío te quedas días sin practicar.

¿Dónde ubicas el nivel del surf nacional?

Estamos a años luz. A Indonesia van las mejores surfistas de todo el mundo a hacer material audiovisual. Es un destino donde muchas se van con las marcas a hacer campañas, a entrenar, etc. Y Hawái es la meca del surf mundial, hasta la niñita más chica surfea mucho mejor que una. Por generaciones que se están metiendo al agua, por ende, lo hacen mejor.

¿Cómo ves el interés por el surf en Chile?

Ha crecido demasiado rápido. Las playas en el verano están llenas de gente y como no surfean todos tan bien, es medio peligroso. Los hombres llegan, se meten y te tiran la tabla, no hay un respeto. Todavía no se han instaurado esas leyes, como que no pueden llegar y meterse al agua porque hay otro que está desde mucho antes. Hay muchos más novatos que tipos que surfean bien. Ahora recién están saliendo las terceras generaciones del surf. Yo creo que a medida que pase el tiempo, esto va a cambiar.

Yoga Surf Camp

Considerada como la reina del surf nacional, Trinidad se ha destacado por impulsar este deporte a nivel femenino a través de diversas actividades. Una de ellas es la que organiza hace varios años junto a la instructora de yoga Valentina Fantuzzi. Se trata de los ‘Yoga Surf Camp’, que durante todo un fin de semana en Punta de Lobos, Pichilemu, enseñan las dos disciplinas en las que son expertas, a la vez que disfrutan junto a sus alumnas del deporte, la vida sana y los paisajes de esa zona. En el programa está todo incluido, desde el alojamiento, las comidas y las clases, hasta el transporte Santiago-Pichilemu ida y regreso. El último viaje lo emprendieron el viernes 14 de abril hacia Pichilemu y regresaron el 16 del mismo mes a Santiago. Y el próximo lo tienen programado para el fin de semana largo del 24 de junio.

¿Cómo es el tipo de mujeres que van?

Unas, las del grupo de 16 años, son las que quieren surfear pero sus papás no las dejan ir solas a la playa, así es que optan por pagarles estos cursos. Las otras, entre 25 y 35 años, trabajan y quieren aprender a surfear pero no tienen ningún grupo como para irse a la playa y hacerlo. También hemos tenidos madres e hijas que toman el curso, mujeres muy motivadas de 50 años que quieren aprender.

¿Cómo es el ambiente que se genera?

Las que no se dedican a esto profesionalmente son las más motivadas. Siento que he ejercido una pequeña influencia en sus vidas y en sus hábitos. Quieren aprender a surfear, pero nunca han hecho deporte, entonces, obviamente que les cuesta. Quedan agotadísimas, pero al final se dan cuenta de que tienen que hacer deporte.

Breves:

Secreto de belleza: Todas las noches, antes de dormir, me pongo aceites en el pelo y me duermo con una trenza. Al otro día me la desarmo.

Último libro que leíste: Uno del Dalai Lama, de introducción a la meditación.

¿Qué te hace reír? Una comida con amigas.

¿Qué te enoja? La gente que habla de otras personas.

Prendas de ropa infaltables: Relojes y chaquetas de denim. Las botas Ugg no me las saco en la playa.