Mariana Derderian: En su mejor momento

Mariana Derderian: En su mejor momento
13-09-2018 Tags: ,

La actriz de teatro y televisión aprovechó las nuevas oportunidades que salieron a su encuentro.

Es conductora de La Comunidad sin Anillo, uno de los programas más exitosos del dial, y panelista de Bienvenidos, el matinal de Canal 13. Además prepara un libro y es rostro de una multitienda.

Por: Alejandra Gajardo / Fotos: Juan Pablo Sierra / Maquillaje: Elvira Montero / Producción: Soledad Avilés

“Protagonizar Floribella fue fuerte, pero en ese tiempo no existían las redes sociales. Creo que la vida te da oportunidades que hay que aprovechar porque no se sabe qué va a pasar mañana”

 Mariana Derderian atraviesa por un excelente momento laboral y “lleno de oportunidades”, como ella misma lo describe. Participa como panelista en Bienvenidos, el matinal de Canal 13; en la tarde es conductora del exitoso programa La Comunidad sin Anillo, de Radio Concierto, y en la noche aborda la escritura de un libro donde cuenta sus experiencias con la maternidad. También vive intensamente ser madre de dos pequeños niños y es rostro de la multitienda Ripley para los medios digitales. Para cumplir con todo ello se levanta a las 5.30 de la mañana y su día termina tarde. “Estoy cansada, pero contenta”, dice sobre estas oportunidades que, aunque la han alejado momentáneamente de la actuación, le han otorgado una grata estabilidad.

¿Cómo apareció la radio en tu vida?

Fue en diciembre del año pasado cuando la anterior animadora, Ignacia Allamand, se fue a vivir a México. En un principio dudé en aceptar porque también tenía la oportunidad de participar en una teleserie. No podía hacerlo en forma paralela por los horarios y me decidí por la radio porque me ofrecía más estabilidad y porque podía aprender, adquirir una herramienta laboral nueva. No me arrepiento para nada, ya que es un excelente lugar para trabajar y demasiado bonito, ya que tiene contingencia, día a día, contacto con la gente y exige estar con las mayores energías. Todo eso me cautiva.

¿Cómo lo asumiste en un principio, te costó?

Al principio estaba bien tiesa, pero me fui soltando, me empezó a gustar y me enamoré de la radio. El programa, que también anima Patricio Bauerle, lleva diez años al aire y es masivo. La gente puede participar en Twitter, hay chacoteo, hablamos cabezas de pescado. Es muy relajado, lo que también se agradece.

¿Cómo se dio la oportunidad de la televisión?

Me invitaron y luego me propusieron una prueba por tres meses. Teníamos que ver cómo se daba todo porque ese trabajo implica horarios bien estrictos, ya que significa llegar al canal antes de la siete de la mañana. Bueno, al final ese lapso se prolongó.

¿Te gusta trabajar en un matinal?

Sí, pero siento que, aunque ya sé de qué se trata, todavía estoy aprendiendo. Cada día es diferente y es superdistinto a ser parte del elenco de un área dramática. Claro, son cinco horas y media diarias y se tratan temas en los que hay que tener una opinión. Son, además, asuntos de debate, complicados y, por lo tanto, la posibilidad de meter la pata es altísima.

¿Tienes que estar constantemente actualizándote?

Sí, pero aun así una puede estar muy informada, pero sin una postura clara frente a un tema. Por ejemplo, el caso de los chilenos detenidos en Perú por contratar un vientre de alquiler. Es un caso con muchas aristas y para tener una posición al respecto hay que considerarlas todas. Ante eso una se siente caminando en el filo de una navaja.

¿Te has sentido acompañada por los otros panelistas?

Mucho. Todos han sido muy generosos y se han convertido en una muy buena escuela. Es un formato que obliga estar atenta durante muchas horas y requiere manejo, sensibilidad y también tener presente los límites.

¿Es agotador? Porque tienes que llegar solo horas después llena de energía al programa de la radio.

Sí, pero lo paso bien. Es como cuando uno se cansa en una fiesta. Estoy contenta y, como dije, es una buena oportunidad para aprender, y eso es lo que estoy haciendo, absorbiendo como esponjita.

Además estás escribiendo un libro.

Sí, ese proyecto apareció por mi canal de YouTube Mamariana, que hice cuando nació mi hija Leticia y donde contaba mi experiencia como mamá. La editorial Hueders me planteó la posibilidad de escribir un libro sobre estos temas de maternidad y me pareció interesante. Reconozco que en un primer momento me aterré de exponer no solo la manera en que viví el proceso de ser mamá, sino también mi pluma o no pluma. Es que yo no estudié ni periodismo ni literatura.

¿Cómo lo estás elaborando?

Es tanto mi testimonio acerca de la maternidad como también cómo yo veo la situación, lo que te cuentan y no te cuentan. Tiene bastante comedia, pero también de consistencia, por lo que me estoy documentando. Me cuesta avanzar porque mi tiempo para escribir es en la noche y a veces llego bastante cansada. La idea es que salga este año.

Solo te falta volver al teatro.

El año pasado participé en Revueltos, una obra maravillosa con Claudio Arredondo, Katyna Huberman, Cristián Zúñiga y después Álvaro Morales. También en Conejo Blanco, Conejo Rojo, una obra de una sola función. El teatro es un lugar donde siempre voy a estar yendo y viniendo. ¡No podría no volver!

¿Crees que es el momento de mayor exposición en tu carrera?

Yo creo que sí, aunque protagonizar la teleserie Floribella fue fuerte, pero ese era un tiempo en que no existían las redes sociales. Creo que la vida te da oportunidades que hay que aprovechar porque no se sabe qué va a pasar mañana. Cuando nació Leticia estuve mucho tiempo parada. Hacía mi canal de YouTube porque me estaba volviendo loca en la casa, así es que surgió desde el lugar de una mamá encerrada cuidando una guagua. Eso se hace pesado si a una le gusta ser independiente no solo económicamente, sino también a la hora de tomar decisiones, de crecer. Ahora que la Leticia tiene tres años y Pedro uno, estoy trabajando con toda la energía.

¿Has dejado mucho de lado en este tiempo tan agitado?

Deporte y tiempo para mí. Las horas que tengo fuera del trabajo son para mis hijos y mi pareja, así es que no tengo mucho para lo que quiero hacer solo yo, como leer, ver alguna serie o hacer manualidades. Bueno, el tiempo es el nuevo dinero. Por otro lado, me da terror llegar a vieja y darme cuenta de que me perdí una etapa de mis niños. Cuando salgo del matinal voy a buscar a mi hija al jardín, llego a la casa y de ahí parten las tres horas más valiosas y sagradas del día. Dejo el celular y juego a los imanes, a las tacitas, a los dinosaurios, voy a la plaza…


 

BREVES:

  • Accesorios: Las carteras que hace Katyna Huberman. Se pueden ver en su Instagram @kitsch_clutch
  • Librería: Lolita, en República de Cuba 1724.
  • Restaurant: José Ramón, en José Ramón Gutiérrez 277.
  • Peluquería: Leonidas, en Girardi 1348, Providencia.