Mariana Di Girolamo: «Me encantan los personajes dramáticos»

Mariana Di Girolamo: «Me encantan los personajes dramáticos»
11-07-2019 Tags: ,

Por: Lisette Ávila O. / Fotos: Jonathan Zamorano / Asistente de fotografía: Bolívar Vega / Maquillaje: Iván Barría / Producción: Paulina Poblete / Asistente de producción: Rebecca Rodríguez / Agradecimientos a Kokoro y Montemarano

En ‘Río Oscuro’, de Canal 13, la actriz regresó a las pantallas televisivas con un rol que bordea el drama y el thriller sicológico. Sin miedo a la intensidad de sus personajes y más madura, asegura que está en equilibrio.

 

Mariana Di Girolamo llega puntual al café donde pidió reunirse para la entrevista. De pelo corto y más oscuro, y una blancura contrastante, se acomoda en uno de los sillones del lugar y con amabilidad pide la carta… “¡No tomé desayuno, así es que vengo muerta de hambre!”, dice, y luego de escoger un yogur con cereales se dispone cómodamente a conversar.

Hoy ya no está en Mega, la casa televisiva donde comenzó su carrera. Pese al éxito y la acogida que tuvo en el público María Elsa, su personaje en la teleserie Perdona Nuestros Pecados, la actriz decidió no renovar contrato al finalizar la producción… De corazón deseaba alejarse un tiempo de la televisión y descansar. Así es que compró pasajes a Europa y armó el itinerario de su recorrido por el mundo. Cuando llegó el día del viaje se cortó el pelo y lo decoloró, y luego almorzó con unos amigos. “Quería despejar la mente y mi intención era no hacer teleseries por un tiempo”, cuenta.

En su estadía en Europa Mariana tuvo todo el tiempo libre que quiso. Sin embargo, su ánimo decayó. “Me costó mucho estar en Europa porque pasé de tener muchas cosas a no tener nada que hacer. Fui a todas las tiendas que quise ir, fui al cine sola, pero no tenía ni la fuerza ni el ímpetu para inventar en qué más podía ocupar mi tiempo”.

Terminaste de grabar la teleserie y viviste un periodo anímico complejo. ¿Cómo fuiste saliendo de ese estado?

Fue difícil porque me cuesta mucho pedir ayuda. Quienes estaban cerca se desesperaban conmigo porque soy muy hermética. No me gusta molestar, entonces después llego a los extremos.

¿Aprendiste a manejar tus límites?

Sí, pero también aprendí a reconocer que necesitaba ayuda, que requería de un antidepresivo en su momento. También descubrí que tengo un lado un poco más frenético y desbordado, y que necesitaba llegar a puerto pronto. Ahora sé cómo encauzar mi energía a través del deporte y el baile. Cuando una encuentra la paz y la estabilidad es lo más rico del mundo.

Regresaste con ganas de no hacer teleseries y finalmente aceptaste integrarte a la teleserie Río Oscuro. ¿Por qué aceptaste este proyecto?

Me pareció interesante porque era una apuesta distinta y me atrajo mucho la historia, de modo que me tiré a la piscina. Esta es una superserie y con eso nos acercamos al fenómeno de las series. No podemos hacer caso omiso de lo que está pasando con Netflix.

Interpretas un personaje complejo y dramático. ¿Cómo te conectas con ese tipo de historias y logras desprenderte de la carga emocional que generan?

A mí no me cuesta salir de ellos, pero sí hay un agotamiento emocional importante. Estoy con harta facilidad para llorar y más conectada con mis emociones.

Te gustan los personajes dramáticos.

¡Me encantan! Me atrae la infinidad de posibilidades que te plantea el drama. Juego con la voz, con las distintas maneras de enojarse y de llorar.

¿Te molesta que siempre te relacionen con María Elsa?

No, María Elsa es un personaje que está en los corazones de la gente. Ella fue muy valiente y con su historia se tocaron varios temas. Fue hecha con mucho cariño.

Exposición en mira

Mariana tiene 28 años y pertenece a la nueva generación de actores chilenos. Su debut televisivo fue en la teleserie Pitucas Sin Lucas, en la que interpretó a la adorable María Belén Risopatrón, personaje que conquistó a los televidentes, quienes manifestaban sus opiniones en las redes sociales y también en la calle.

Como nativa digital, ha usado las nuevas plataformas digitales para mostrar su trabajo y momentos de su vida cotidiana. Una de las características de las actuales generaciones. “Somos rostros muy visibles y yo creo que podemos aportar como entes opinantes. En su momento me he equivocado y he dado opiniones viscerales, pero he comprendido que se puede hacer de una forma más constructiva. A mí también me han criticado mucho por apoyar la identidad de género y el aborto libre, pero no me importa, porque creo que es más grave ser neutral. Prefiero opinar a que me dejen de seguir”, dice.

¿Te afectan las opiniones en las redes sociales?

No, pero igual nosotros estamos en una posición muy privilegiada. No vamos a perder nuestros trabajos por dar una opinión, entonces es lo mínimo que podemos hacer. A mí lo que me acobarda muchas veces es pecar de ignorante y no estar bien informada.

¿Cuáles son tus límites en Instagram, por ejemplo?

Justamente tuve esta conversación con unos amigos el otro día y hablábamos de lo difícil que es no querer grabarlo y mostrarlo todo… Dejas de vivir los momentos por hacerlo. Pero también es una plataforma muy útil de difusión.

¿Estás de acuerdo con que exista una fiscalización tributaria del SII en las redes sociales?

El tema de la televisión está difícil y hay muchos que estamos trabajando con marcas. Entonces me parece que tiene que haber un control y un orden en ello.


BREVES

  • Marcas de ropa: De las chilenas, Neutro y La Gaviota. De las internacionales, Nike.
  • Restaurantes favoritos: Naoki, El Ciudadano y El Mestizo.
  • ¿A qué lugares de Santiago llevarías a un extranjero? A los barrios Lastarria, Italia y Yungay; al cerro San Cristóbal, y al Museo de la Memoria.