Internacional

Internacional
16/02/2016

Semana 7 de diciembre 2017.

Paris Hilton

Antes de las Kardashian existió Paris Hilton. La millonaria heredera, que básicamente inventó los reality shows y el concepto de ‘celebridad’ en la nueva era, ha vuelto a aparecer en portadas de revistas y programas promocionando su actual rol como empresaria. Hilton ha dicho que quiere ser conocida como una mujer de negocios, no solo como la nieta del dueño de una famosa cadena de hoteles, y que hubiera querido capitalizar mejor su fama inicial. “Definitivamente llegué antes de mi tiempo, marqué el inicio de una nueva generación. Fue bastante transgresor, y me encanta ser pionera. Pero me hubiera gustado hacer un mejor negocio, solo lo hacía para divertirme”, aseguró.


 

La nueva chica dorada

Todos los años Hollywood tiene una nueva joven actriz favorita, y esta vez es el turno de la irlandesa Saoirse Ronan, quien a sus 23 años tiene una carrera de más de 13 y ya ha estado nominada dos veces al Oscar. Saoirse protagoniza el drama independiente Lady Bird, una cinta que la tiene en el rol de una joven en constante pugna con su madre. La realidad es muy distinta, ya que la joven actriz es muy cercana con su madre. “Nos ganamos la lotería la una con la otra y lo sabemos”, comentó en una reciente entrevista.

 

 

 

 

 

 

 


El problema de la fama

Daisy Ridley era prácticamente una desconocida cuando saltó a la saga más exitosa de la historia al protagonizar la nueva trilogía de Star Wars. Ahora, a punto de estrenar el Episodio VIII, la inglesa admite que no estaba preparada para ser reconocida: dice que su piel se llenó de espinillas por el estrés y que tuvo que ir a terapia para poder lidiar con su nueva vida. “Todavía me preocupa que cosas que no son normales parezcan serlo”, explicó. “Nunca tienes que hacer filas y te dan entradas para cosas que jamás conseguirías por tu cuenta. Creo que es importante recordarte a ti misma que eso no es lo normal. Pero es difícil”.

 


 

Imagen protegida

Natalie Portman, que comenzó trabajando en Hollywood a los 11 años, confesó que durante su adolescencia se negó a hacer roles que pudieran sexualizarla demasiado temprano. “No quería hacer escenas con besos o nada por el estilo. En mis primeros roles la reacción de los críticos era llamarme Lolita y eso me asustó. Y creo que es algo de lo que deberíamos hablar, ¿por qué tenemos que cerrarnos, protegernos y disminuirnos por miedo a cómo los otros nos ven?”, expuso en una conferencia sobre el rol de la mujer en la industria.